Manuel Concha, un hombre que trabajó para Antonio Moll, denuncia en este vídeo que le hizo "la publicidad" y cargó "furgonetas", además de montar "estanterías y colocar cables" para un evento fallido de autoayuda que el empresario organizó en Madrid y que el empresario no le ha pagado por su trabajo.

"Pequé de ingenuo y de buen corazón y me timaron. Me deben tres meses, que son 2.548 euros. De hecho, yo le pregunté cara a cara por el cobro y su respuesta fue que tenía que meditarlo con el universo", denuncia en este vídeo.

En este sentido, Concha asegura que todos los empleados que pertenecían a la empresa que organizó el gran evento tuvieron problemas de impago: "Los del catering, los de la traducción simultánea, los que montaban el sonido, los montadores de los stand, todos tuvieron problemas de impago".

Sin embargo, asegura que el problema no fue por falta de fondos ya que, según afirma, "se vendieron miles de entradas por hasta 900 euros".