Miguel Carcaño lleva 10 años en prisión condenado por el crimen de Marta del Castillo. En todo ese tiempo, su hermano nunca ha ido a visitarle pese que lo meditó cuando fue absuelto.

Sobre la razón de esta decisión, cuenta que "es, por supuesto, que me acuse que algo que él sabe que es completamente mentira y lo único que entiendo es un afán de que a él lo dejen tranquilo, porque a él lo visitaban constantemente el grupo policial en prisión".