El mismo día en el que Barcelona sufre su peor atentado yihadista, la Policía llama a la viuda, María Jesús Moreno, Maje, a declarar 16 horas después del crimen de su marido, Antonio Navarro.

Teresa Domínguez, periodista de Levante-EMV, sigue muy de cerca la investigación y tiene acceso a la declaración de Meje. "Intenta conducir a los investigadores hacia dos puntos que serían: 'Hemos hecho una reforma y mi marido tiene problemas con los pintores, había 1.500 euros que ya no están y mi marido se llevaba bien con una compañera de trabajo', insinuando que había una relación que no existía", explica.

Finalmente, Maje confiesa que tiene varios amantes y cae en algunas contradicciones, como muestra el vídeo.

"Las infidelidades no están tipificadas en el Código Penal. Sí que pueden ser, en un momento determinado, un indicador en los delitos de sangre porque cuando hay una infidelidad es muy frecuente que se produzcan estados pasionales, estados emocionales intensos, situaciones de arrebato, de celos, que pueden, en algunos casos, desencadenar un delito de sangre, un homicidio, un asesinato", apunta Vicente Martínez, comisario de la Brigada de la Policía Judicial.

Por otro lado, Equipo de Investigación accede a los mensajes que Maje se intercambió con uno de sus amantes. En ellos, como recoge el vídeo que se incluye a continuación. Hablaba de la posibilidad de acabar con la vida de Antonio Navarro.