Ella también se niega a mostrar su cara ante las cámaras del programa. Acaba de salir de "la secta" -así se refiere ella a los testigos de Jehová-, pero habla claro. "Te inculcan mucho miedo porque te están hablando constantemente del fin del mundo, de que viene el Armagedón, la Gran Tribulación... y tenemos que estar preparados porque tenemos que sobrevivir. Solamente se van a salvar los testigos de Jehová bautizados porque si no estás bautizado tampoco te salvas", apunta.

Relata además los rituales de preparación que la organización monta alrededor de esta teoría del fin del mundo. "En las reuniones nos hablan de las catástrofes naturales. Nos pasaron de hecho una lista para preparar una mochila con todas las cositas que teníamos que tener dentro para poder sobrevivir, por lo menos, tres o cuatro días", cuenta nuestra entrevistada.

Suena extraño, pero es cierto. La recomendación de esa mochila existió. Ella -nuestro testigo- todavía conserva esa mochila apocalíptica que le recomendaron preparar ante la inminente llegada del fin del mundo. La conserva tal cual: tres botellas de agua mineral, chubasquero, gasas, bolsas de basura, una bufanda, una camiseta, unas orejeras, ropa interior, un pantalón de recambio, un polar por si hacía frío, una pulsera anti mosquitos, alimentos enlatados, pastillas potabilizadoras, medicamentos, un bolígrafo, una cuerda, una linterna recargable, un abrelatas, una navaja, unos cascos...

Hay de todo. ¿La explicación? Nadie les asegura el cómo y cuándo podría llegar el fin del mundo, por lo que hay que estar prevenidos para cualquier situación meteorológica. Cada uno se compraba y montaba su propia mochila, aunque "hubo hermanos de la congregación que hicieron montaron las mochilas para posteriormente venderlas a unos 50 euros".