Cuatro años después de la muerte de Cristina Ortiz, un testimonio inédito e inesperado llega al juzgado número 53 de Madrid en un documento escrito que dice así: "Me gustaría poder aportar mi testimonio profesional. Soy oficial de Policía Nacional. Me encontraba al mando de la oficina de denuncias de la comisaría de Tetuán la noche que la familia denunció que Cristina estaba gravemente herida en el hospital, desde hacía varios días".

"A pesar de no haber sido informados los servicios policiales ni por el descubridor, ni por la familia, ni por el hospital, lo cual consideramos negligencia, se dio orden inmediata de custodiar el domicilio de la víctima, el cual se encontraba abierto y revuelto, con mucha sangre en su interior a la llegada de los agentes", asegura.

Además, el agente declara que "al haber estado abierto varios días, las pruebas que la Policía pudiera recabar debían estar alteradas, ya que el inicio de la cadena de custodia había sido claramente vulnerado".

Por otra parte, el hombre informa de que la noche anterior al supuesto accidente "Cristina realizó una llamada nocturna a la sala '091' para pedir socorro, porque, al parecer, su pareja la quería matar". En este vídeo, el esclarecedor testimonio del oficial de Policía, que cuenta qué pasó tras la llamada de La Veneno al '091'. Precisamente, en base a este testimonio, cuanto menos relevante, la familia de Cristina Ortiz ha presentado un recurso contra el auto de la jueza que desestima la reapertura.