La Policía detuvo a La Veneno en 2003 acusada de provocar un incendio en su piso para cobrar el dinero del seguro y la condenan a tres años de cárcel. Equipo de Investigación logra contactar con Andrea, expareja de Cristina Ortiz y el que la denunció ante la Policía, quien reconoce abiertamente que lo hizo por dinero.

"La denuncié porque porque no me dio un peso. Me contestó que era más que suficiente que me daba de comer y de dormir. La denuncié porque no me llevé dinero. Lo digo abiertamente", afirma, a lo que añade: "Yo era su pareja y me daba miedo porque le podían haber pasado más cosas. Si yo no le paraba los pies, habría seguido".

En lo referente a si durante su relación agredió a La Veneno, Andrea responde: "En cinco años la única torta que le di fue en Gran Canaria porque me faltó al respeto, le tocó el paquete delante de todo el mundo a un guardia de seguridad". Además, asegura que no mató al perro de Cristina metiéndolo en el microondas.