Trini, la hermana de La Veneno que hizo fotografías de Cristina Ortiz en el hospital para que se investigase el presunto accidente, cuenta a Equipo de Investigación que lo que se encontró al abrir la puerta y ver a su hermana en la cama fue "un monstruo". "La cabeza era bestial cómo la tenía, y tenía el labio partido y la nariz rota. Así que entre mi hermana y yo decidimos que había que echarle fotos porque al día siguiente desaparecían los 'moraos' y era la única prueba que teníamos ante la Policía", relata Trini.

La mujer recuerda, además, que la última vez que habló con su hermana fue "cinco o seis meses antes de su muerte" y que le dijo que "se iba a ir de Madrid e iba a volver a Adra". "Últimamente cuando me llamaba se le escapaba casi una lagrimilla y me decía siempre que si me acordaba de que siempre íbamos cogidos de pequeños. Me emociono de verdad. No debería de haber muerto como murió. Eso se tiene que aclarar sí o sí", manifiesta Trini entre lágrimas.

Asegura que su hermana recibió "amenazas" de muerte por su libro

Por otra parte, Trini asegura que La Veneno recibió "amenazas" de muerte antes de morir: "Tenía mucho miedo porque le dijeron que en cuanto publicase le matarían; con esas iniciales era más que suficiente".