El abogado contratado por la familia de Cristina critica que no se le aplicase el protocolo de actuación que corresponde a una mujer víctima de violencia doméstica y de género cuando La Veneno llamó a la Policía alertando de un suceso de violencia machista.

Por su parte, Belén Ortiz, la hermana pequeña de Cristina lleva años recopilando toda la documentación con la esperanza de que se vuelva a investigar. Entre ellos se encuentra un documento de historial médico de "mayo de 2015, cuando estaba con Alín" en el que se indica que La Veneno tenía un "traumatismo facial en paciente producido por bate de béisbol". "Esto demuestra que había agresiones", defiende la hermana de Cristina Ortiz.

En este sentido, Ortiz destaca que Alín era "toxicómano" y que "en el momento en que no le daba para el consumo de sus drogas le pegaba y le robaba". "También hay un episodio unos días antes de la firma del libro donde pone que Alín la encierra en casa con la llave y ella alertó a los vecinos saliendo al balcón. Esto a ella le origina episodio de ansiedad y agitación y se toma las pastillas que tenía", señala la hermana pequeña de La Veneno.