Es la venganza del moroso. Un conductor le ha perseguido durante semanas reclamándole 16.000 euros. El hombre insiste hasta que el moroso destroza su coche. El cobrador acaba en la UCI. Al moroso ya no sólo le reclaman su deuda, ahora también le piden tres años de cárcel por intento de homicidio. Pero, ¿qué ha llevado a ese hombre a embestir un coche?

El cobrador del Frac es la empresa de caza morosos más antigua de España, la primera en grabar un anuncio para la televisión. Tan potente que ha conseguido que su marca se convierta en el nombre de todo el sector. Son un ejército, 200 cobradores entrenados para cazar morosos. Una división uniformada con frac.

El cobrador no se despega del teléfono. Todos sus movimientos están controlados por el jefe. Su arma más poderosa es avergonzar al moroso, que todos sepan que debe dinero. Tiene que insistir, el trabajador se juega el sueldo. ¿Hasta dónde puede llegar la presión de los cobradores del frac? ¿Son legales los métodos de la empresa de recobros más antigua y famosa de España?