Francisco Pérez, criminólogo y profesor de la UCJC, ha explicado a Equipo de Investigación qué dedujo la Guardia Civil en la primera inspección ocular tras el asesinato de Miriam Vallejo: "Miriam aparece completamente vestida y su cuerpo está sin registrar, por lo que el móvil no fue un intento de agresión sexual, y tampoco parece que fuera un intento de robo, porque la joven tenía todas sus pertenencias".

Para Pérez, no hay duda de que el asesinato "destila mucho odio" y de que se trata de "un crimen muy personal": "Cuando una persona quiere matar instrumentalmente, se limita a matar y se marcha", ha señalado. En este sentido, el criminólogo ha indicado que el cadáver de Miriam Vallejo "apareció con 89 heridas", por lo que fue una "agresión muy violenta" que llevó a pensar que "perfectamente pudo tratarse de un móvil pasional, o bien de una persona que, por alguna razón, le tuviera mucha inquina, mucho odio a Miriam".