Los investigadores creen que el hecho de que Miriam Vallejo fuera conocedora de una infidelidad de Sergio, su compañero de piso, a su amiga Celia, con quien también convivía, podría ser el móvil del crimen de Meco. Por ello, analizaron la triangulación de llamadas del teléfono de Sergio.

Javier Rubio, perito, señala a Equipo de Investigación que en los 20 minutos en los que se produce el ataque a Miriam Vallejo, el teléfono de Sergio "está situado en el área de cobertura de una antena" que está a una corta distancia tanto de la casa donde vivían como del lugar donde se cometió el asesinato Por tanto, "tanto si él hubiera estado en el escenario del crimen, como en su propia casa, el repetidor al que se hubiera conectado en cualquiera de los dos casos sería el mismo", indica el perito, por lo que la triangulación no es una prueba concluyente, ya que "no es posible determinar el punto exacto en el que se encontraba el chico".

En ese momento, la Guardia Civil se puso a investigar las llamadas y los mensajes de WhatsApp intercambiados por el investigado. "Por una parte, sabemos que estaba hablando por teléfono con su hermano desde las 19:59 hasta las 20:34; y, además, también estaba escribiéndose mensajes con una chica con la que aparentemente tenía una relación", afirma Rubio, que añade que a las 20:33 manda el último mensaje a la joven, y un minuto más tarde cuelga a su hermano.

Así, "pasan un total de 7 minutos y 40 segundos hasta que su teléfono móvil vuelve a tener actividad, a las 20:41, cuando envía un mensaje a la misma joven", tal y como indica el perito. Y a continuación, hay otros "3 minutos y 40 segundos de inactividad, hasta que manda un mensaje a su hermano".

El móvil de Sergio no registra actividad durante unos minutos, que coinciden con la hora en la que se comete el crimen. Los investigadores calcularon las distancias para comprobar si a Sergio le dio tiempo a acabar con la vida de Miriam. ¿Podría haber matado Sergio a Miriam en los minutos en los que no tiene coartada? Francisco Pérez, criminólogo y profesor de la UCJC, responde en este vídeo.

"Una persona que esté en una forma física medianamente normal tarda unos seis minutos corriendo en recorrer un kilómetro, y él tendría que haber hecho ese kilómetro corriendo a oscuras, tendría que haber tenido una pelea con Miriam de dos o tres minutos tal cual nos relata la testigo y tendría que haberla abandonado y haber desaparecido, lo cual realmente se antoja muy difícil", señala el criminólogo.

Sin embargo, "se le incrimina porque hay otras opciones que hacen que eso sea físicamente posible", tal y como apunta Pérez, tras lo que indica que "hay un atajo para llegar hasta allí que Sergio conocía porque lo había recorrido otras veces con Celia, y por el que se tarda siete minutos, que corriendo serían menos".

"Se puede dar la opción de que Sergio siguiera a Miriam por el camino mientras mantenía una conversación telefónica con su hermano; Sergio cuelga el móvil a las 20:34, qué es prácticamente la misma hora a la que Miriam finaliza su llamada. Pudo suceder que en esos minutos agrediera a Miriam, y luego, utilizara el resto del tiempo para ir contestando mientras volvía a casa; y también existe la posibilidad de que acompañara a Miriam, por lo que había una serie de indicios circunstanciales que podían hacer pensar que Sergio pudo hacerlo", explica el criminólogo.