En aquel momento está dispuesto a enseñarlo todo, no tiene problema. En Cataluña es legal. Esa puede ser la clave del coche bomba, dicen desde la asociación nacional de prostíbulos. Moreno no está afiliado, va por libre.

Moreno tiene una condena
Tres años de cárcel por traficar con mujeres. En el juicio, se escucha una llamada. Demostraría que Moreno paga un dinero extra a sus trabajadores por cada prostituta que le traían.

En el juicio también declara como acusado un hombre que conoce muy bien a Moreno, el chófer de limusinas de sus prostíbulos. Guardaba una semiautomática en casa. Es condenado a cárcel aunque está en libertad. ‘Equipo de Investigación’ habla con él.

La policía también vigila a las prostitutas. Buscan a su dueño, el hombre que suministra de prostitutas a la Junquera.Los agentes le llaman ‘el bicho’. Saben que es rumano y que su hermano las capta en un pueblo de Rumanía. ‘El bicho’ las recibe en la frontera con 18 años recién cumplidos.Trabajan más de 16 horas en la calle y las obliga a volver cada día con 300 euros como mínimo.