Ana Julia Quezada llegó a los juzgados de Almería 72 horas después de su detención por el asesinato del pequeño Gabriel, tras encontrar el cadáver del pequeño en su maletero. El juez le tomó declaración en ese momento en calidad de acusada, unas imágenes que puedes ver en el vídeo principal que acompaña a esta noticia.

"Entró Gabriel en la habitación con un hacha en la mano. le dije que la dejara que se podía hacer daño. Y empezó a gritarme, a decirme que yo no lo mandaba porque no era su madre, que era fea, que tenía la nariz fuera, que no quería que estuviese con su padre, que quería que me fuera a mi país, y yo simplemente le tapé la boca. Yo no quería hacer daño al niño. Yo solo quería que se callara, no quería matarlo", aseguró Quezada ante la jueza.

*El contenido al que hace referencia la información forma parte de un programa de Equipo de Investigación de 2019 que laSexta ha vuelto a emitir este domingo.