El especialista en trastornos alimentarios Antonio Abud dirige una terapia antiazúcar y explica a los pacientes que "cuesta tanto dejar el azúcar por sus características físico químicas pero también por los significados que le hemos dado".

Francisca Mendiola es profesora de inglés y lleva tres meses asistiendo a la terapia antiazúcar y cree que se ha salvado "por suerte de ser diabética": "El azúcar era mi debilidad, pesaba 140 kilos y he perdido 50".

Las enfermedades fueron precisamente las que alertaron a la comercial Eilee Carreño de que debía hacer algo: "Soy una persona joven que estaba enfermando, tenía resistencia a la insulina e hígado graso".

Diego Muñoz sabe muy bien que dejar el azúcar es un proceso difícil, porque tras conseguirlo una vez y llegar a perder 30 kilos volvió "progresivamente al azúcar y a caer en la más profunda de las adicciones", explica.

"Soy una exgorda, pesaba 140 kilos"

Jalis de la Serna acompaña a este guionista a un espectáculo cómico en el que una monologuista cuenta en clave de humor una historia verídica, la suya: "Soy una exgorda, pesaba 140 kilos".

Acabada su actuación, la actriz Samantha Sánchez, le explica a Jalis de la Serna que ella "no consumía ningún tipo de alimento, sólo azúcares. Hasta 11 kilos mensuales".

Sánchez asegura que cambió tras darse cuenta de las consecuencias que esa alimentación tendría para su salud: "En diez años mis probabilidades de vida bajaban, iba a estar inválida y eso me hizo entrar en razón". Perdió 70 kilos, lo que ella describe como "quitarse una persona de encima".

Otros momentos destacados

Durante la terapia antiazúcar, el especialista en trastornos alimentarios Antonio Abud explica a qué se debe lo que ya se considera una epidemia: "Cómo no vamos a tener millones de personas en el mundo adictas al azúcar" si "está disponible, es aceptado socialmente y es muy barato".

Durante su estancia en Chile, Jalis de la Serna comprueba la utilidad del sistema de sellos ya que él mismo está intentando reducir el consumo de azúcar.

En Chile han impulsado una legislación para advertir al consumidor si un producto es alto en azúcar, grasas, calorías o sodio y gracias a ello se están produciendo cambios en la población, que toma decisiones más informadas.

Además han provocado un cambio en los propios productos que se consumen y las marcas están reformulando sus productos.

Jalis de la Serna comprueba las diferencias entre los productos de la misma marca comercializados en Chile y en España. Este es el resultado:

En esta reducción del azúcar juegan un importante papel los edulcorantes que se utilizan como sustitutos y en Chile ya investigan sus efectos en la salud. Aunque no hay conclusiones definitivas si se sabe ya como actúan.