Durante su viaje por Dinamarca Jalis de la Serna descubre un estado del Bienestar sostenible en el que el pago de altos impuestos compensa a los ciudadanos ya que revierte en la educación, la conciliación, la garantía de las pensiones de jubilación y la estabilidad de la situación laboral con una tasa de paro que se considera pleno empleo.

Los trabajadores asumen el pago de impuestos tal y como vemos en el momento en el que una joven firma su primer contrato en Dinamarca y comprueba que su nómina pasa de 6.000 euros brutos a 2.988 netos, tras el pago de impuestos.

El consenso político es clave en un país en el que en 100 años ningún Gobierno ha tenido mayoría, así lo explica en Enviado Especial la exparlamentaria Carolina Maier, que afirma que la mayor preocupación de los ciudadanos es el clima porque el resto de cosas van bien.

La conciliación familiar es una de las partidas en la que repercuten los impuestos y así los padres tienen hasta 12 meses de baja entre los dos, con el 70% del sueldo garantizado por el Estado, para cubrir el primer año de vida del bebé. Además reciben una ayuda hasta que los hijos tienen 18 años, el transporte público es gratis hasta los 15 y la educación es gratuita hasta la universidad.

La universidad gratis no es solo para los estudiantes más jóvenes, Jalis de la Serna entrevista a una mujer de 38 años que tiene una hija de 8 y que gracias a las educación gratuita, las becas y la facilidad de los créditos de estudio ha podido volver a estudiar, ni más ni menos que biología molecular y química.

Si alguien se queda en el paro puede acudir a los centros municipales, llamados jobcenter, para buscar trabajo. Un asesor de uno de estos centros asegura que "un candidato con estudios universitarios encuentra trabajo en seis meses".

Otras de las garantías del estado del bienestar es el sistema de pensiones que está garantizado para las futuras generaciones pero a qué precio. Aunque se trata de un sistema intocable si que se estudia reformarlo para aumentar la edad de jubilación.