Bob Pop se confiesa en El Objetivo sobre una sensación que está teniendo tras los últimos acontecimientos políticos: se pasa todo el tiempo "sospechando", tratando de encontrar la verdad de lo que nos están contando. "No es tanto saber si lo que nos cuentan es como nos lo cuentan, sino para qué nos lo cuentan, en qué nos quieren entretenidos", reflexiona el humorista.

Como ejemplo de esto que explica, el revuelo causado con la foto del rey emérito de turista con sus hijas y algunos nietos en Abu Dabi. Primero publicaron una donde le faltaban las piernas a Pablo Urdangarin y aparecía una mano misteriosa de la nada, y nosotras, en vez de preguntarnos quién había pagado ese viaje, nos preguntamos por las piernas y sospechamos que podría ser un montaje.

Entonces sacaron otra foto, ya con piernas todos, y nos quedamos mucho más tranquilas aunque seguimos sin saber quién pagó ese viaje. "¿Por qué la mandó a Europa Press un amigo del emérito? ¿Para qué? ¿Qué reacción esperaban de nosotros?", son algunas de las dudas que le surgen a Bob Pop.

Y pese a no haberlas conseguido resolver, reconoce que "nos quedó claro que el rey comisionista puede haber hecho algunos chanchullos fiscales, pero no manipula las fotos".