Un día después de que la Comisión Gestora del PSOE decidiera (por 139 votos a favor y 96 en contra) abstenerse en la próxima sesión de investidura para que Mariano Rajoy pueda volver a habitar La Moncloa; A. M. Carmona no estaba dispuesto a que nadie le diera “lecciones de socialismo”. Defender y explicar la abstención se ha convertido en la prioridad del PSOE. Hay que hacer entendible (y digerible) al votante y militante socialista un viraje ideológico tan drástico. Pero mientras apuntalan posiciones, surgen de modo inevitable las comparaciones con su principal rival por el voto de izquierdas, Podemos. Algo que irrita profundamente al señor Carmona, que en laSexta dijo que Podemos tenía “más experiencia en poner gobiernos de derecha” porque “han apoyado el gobierno de una alcaldesa del PP en Gijón”. Y no lo dijo solo una vez. Hasta en tres ocasiones quiso transmitir esta idea.

Lo primero que hemos detectado es que la actual alcaldesa del ayuntamiento de Gijón, Carmen Moriyón, no es del PP sino de Foro Asturias.

Pero más allá de este lapsus nos preguntábamos si Xixón Sí Puede (la “candidatura ciudadana de unidad popular” donde confluían los partidos Podemos y Equo), apoyó con su voto a la persona propuesta por Foro Asturias para ocupar la alcaldía de la ciudad, o que si con su abstención favoreció ese gobierno.

Las elecciones de mayo de 2015 arrojaron el siguiente resultado: Foro (8 concejales), PSOE (7), Xixón Sí Puede (6), PP (3), IU (2) y Ciudadanos (1). Esta distribución del consistorio hubiera permitido a los partidos de izquierdas tomar la vara de mando, pero las negociaciones entre PSOE, XsP e IU no llegaron a buen puerto pues, en una “consulta abierta y vinculante” que hizo XsP a los gijonenses, se decidió que este partido presentara su propio candidato, Marío Suárez del Fueyo, en lugar de apoyar al del PSOE, José María Pérez.

El día de la investidura ocurrió lo que era de esperar: se presentaron hasta cuatro candidatos y cada partido votó al suyo, a excepción de IU y Ciudadanos que votaron en blanco:

Por lo tanto, XsP nunca apoyó con su voto (o abstención) la candidatura de derechas encabezada por Carmen Moriyón. Lo que convierte las declaraciones de Antonio Miguel Carmona en falsas.