José Luis Rodríguez Zapatero, expresidente del Gobierno, ha sido entrevistado en El Objetivo para valorar el inicio de este nuevo Gobierno, el primero en coalición de la democracia.

Asegura que, aunque tiene "buena relación" con Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, niega haber mediado entre ambos porque "sería innecesario y sería absurdo". "Yo lo que trato siempre es apoyar en mis pronunciamientos públicos y si alguien me llama y me pide un consejo, para que las cosas salgan bien a mi país, en primer lugar; y a mi Gobierno, en segundo lugar", aclara.

Y añade: "Si puedo apoyar a que la oposición esté en su sitio y haga una tarea que le constituye una alternativa, también lo haré", aunque explica que desde el Partido Popular no recibe llamadas, pero que si coincide con algún político de la formación procura siempre "ser integrador".

De esta manera, defiende las relaciones que trascienden lo laboral entre los políticos: "Las cosas empiezan siempre en las relaciones personales, en esa coexistencia no pública que es muy importante".

¿Con quién habla más?

Preguntado por con quién mantiene más relación, si con el líder socialista o el líder de Unidas Podemos, aclara que ahora le "llaman poco, como tiene que ser". "Tengo más relación con Pedro Sánchez, le conozco desde hace más tiempo, pero tengo buena relación con los dos y eso es positivo".

Explica que también ha intentado tener buena relación con los expresidentes 'populares' Mariano Rajoy y José María Aznar y que procura llevarse bien con otros líderes políticos de otros partidos porque le parece "bueno para el país, para la convivencia, la integración y la democracia".

Durante la entrevista, José Luis Rodríguez Zapatero también ha destacado la importancia del diálogo como la "contraseña de la democracia" y la clave para resolver el conflicto en Cataluña para "evitar que se repita lo que ocurrió en 2017. "La inmensa mayoría de los españoles están de acuerdo con que es mejor dialogar", defiende.

Sobre Cataluña, Rodríguez Zapatero también señala que "siempre" ha sido partidario "de la mínima intervención del Derecho Penal" porque la experiencia le dice que "la resolución de los conflictos exige, ante todo, política".

El expresidente también ha señalado que está oyendo voces que alertan de la vuelta de los comunistas con el nuevo Gobierno. "Es preocupante que alguien se alarme por eso después de la trayectoria del Partido Comunista en la Transición", asegura, del que dice que tuvo una "labor fundamental".