Ana Pastor pregunta a José Luis Rodríguez Zapatero su opinión sobre el conflicto catalán. El expresidente del Gobierno afirma que siempre ha sido partidario en democracia, en general, del principio de la mínima intervención del Derecho Penal" porque la "experiencia" le dice que "la resolución de los conflictos exige, ante todo, política".

"Cuando la democracia cuando tiene que llegar a la intervención penal nos complica mucho todo", insiste el socialista, quien, aunque no quiere pronunciarse sobre posibles indultos a los políticos independentistas, sentencia tajante: "Es un tema tan delicado que me pronunciaré solo una vez, apoyaré lo que haga el Gobierno y el presidente".

Preguntado sobre su relación con políticos independentistas, Zapatero explica que solo ha hablado una vez con Junqueras por teléfono y también destaca el papel de Gabriel Rufián, de quien destaca que "está haciendo una tarea muy constructiva": "Espero que pueda llegar a buen puerto esa mesa de diálogo".

Además, Zapatero resalta que "el único método útil" que conoce y "que da resultado, deja menos heridas, hace recuperar la convivencia y hace mirar al futuro con esperanza", en "todas las situaciones de gran conflicto" es el diálogo.

Por otro lado, Zapatero niega haber mediado entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias: "Sería absurdo, solo trato de apoyar". Además, el socialista afirma "tener buena relación" con el líder socialista, el líder de Unidas Podemos y otros políticos porque "es bueno para el país y la democracia".

El expresidente del Gobierno también resalta que "es casi un deber el intentar hasta el último momento el diálogo, que es la contraseña de la democracia" para "evitar que se repita lo que ocurrió en 2017". "La inmensa mayoría de los españoles están de acuerdo con que es mejor dialogar", sentencia.

Por otro lado, Ana Pastor recuerda a José Luis Rodríguez Zapatero que la Fiscalía de Bolivia le ha pedido que vaya a comparecer por la visita de cuatro GEO con una encargada de negocios de la embajada española a la embajada mexicana.

El motivo por el que le piden explicaciones es porque dicen que estaban intentando sacar de allí a altos cargos del Gobierno de Bolivia. "¿A qué voy a ir? Que me pregunten y se lo digo desde aquí. No sé nada de eso, ni tengo nada que decir", destaca Zapatero.

Por último, el expresidente defiende la gestión de su Gobierno en el final de ETA, y pide no usar el terrorismo para recabar votos. "Evocar en vano al terrorismo es triste para los que piensan que van a obtener apoyo con eso", concluye Zapatero.

Por último, Zapatero afirma que está oyendo voces que alarman de la vuelta de los comunistas con este nuevo Gobierno: "Me parece preocupante que alguien diga que se alarma a estas alturas de la democracia y después de la trayectoria del Partido Comunista en la Transición, algo que deberíamos reconocer todos".