La ministra de Defensa, Margarita Robles, no evita reconocer en El Objetivo que ha habido fallos en cuanto la comunicación de ciertas medidas para hacer frente al coronavirus, como el hecho de que se publicase de madrugada un BOE sobre qué trabajadores podían ir a trabajar o no bajo el estado de alarma.

"A veces ha habido problemas en la comunicación o en la expresión. El propio ministro de Sanidad, en relación a las salidas de los niños salió y, sin ningún problema, dijo: 'Hemos escuchado y nos hemos dado cuenta de que no había sido claro'", cuenta la ministra, que insiste en que "no hay que tener miedo a la autocrítica y a reconocer los errores, sobre todo en un proceso tan complicado como este en el que todos pretendemos hacerlo mejor".

En este sentido, destaca que es una muestra de "humildad e inteligencia", si uno detecta que está fallando en algo, "reconocer los errores y cambiarlos".

Sobre las críticas que recibe el Gobierno de aquellos que afirman que actuó tarde, Robles ha querido insistir en que "las cosas hay que juzgarlas en el momento en el que se toman las decisiones". "Con la visión de futuro, evidentemente cuanto antes se hubieran tomado las medidas, hubiera sido mejor ", indica, pero insiste en que actuaron "de buena fe y siguiendo las recomendaciones de los expertos" para salvar vidas.

"Ha habido errores, sin duda. Se puede mejorar, sin duda. Cada día vamos aprendiendo, pero a veces es muy cómodo sentarse simplemente a criticar. Acepto las criticas, pero me gustaría la generosidad de reconocer que hay cosas que se hacen bien, y que detrás de esto hay el esfuerzo de muchas personas para que esto vaya bien".

Sobre la críticas que llegan de los ciudadanos en forma de caceroladas, Robles afirma que es "muy respetuosa con la opinión de los ciudadanos". "Este es un gobierno que trata de actuar siempre desde unos parámetros de humildad. También hay otros ciudadanos que nos animan y saben de los esfuerzos que estamos haciendo", concluye.