Ante la polémica surgida por las palabras del jefe de la Guardia Civil sobre la lucha contra los bulos, Margarita Robles ha negado "rotundamente" que la decisión de acabar con las ruedas de prensa diarias de la totalidad del Comité Técnico haya tenido que ver con la controversia levantada.

La ministra de Defensa defiende que esta decisión se iba a tomar antes, pero que a raíz de estas declaraciones, se decidió continuar con estas ruedas de prensa una semana más. "El objetivo de comunicación ha sido la máxima transparencia", aclara Robles.

Si hay una cuestión "clara" para la ministra, es el mantenimiento de "todos los derechos constitucionales", asegurando que la libertad de expresión "nunca puede ser restringida". "Hay personas que, con una finalidad clarísima de generar confusión y ansiedad en la ciudadanía, está faltando a la verdad", asegura.

"La libertad de expresión es una conquista que en ningún caso puede ser objeto de restricción", concluye Margarita Robles sobre esta polémica.

Robles hace autocrítica de la gestión del Gobierno

La ministra de Defensa reconoce que ha habido fallos en cuanto la comunicación de ciertas medidas para hacer frente al coronavirus, como el hecho de que se publicase de madrugada un BOE sobre qué trabajadores podían ir a trabajar o no bajo el estado de alarma.

"A veces ha habido problemas en la comunicación o en la expresión. El propio ministro de Sanidad, en relación a las salidas de los niños salió y, sin ningún problema, dijo: 'Hemos escuchado y nos hemos dado cuenta de que no había sido claro'", cuenta la ministra, que insiste en que "no hay que tener miedo a la autocrítica y a reconocer los errores, sobre todo en un proceso tan complicado como este en el que todos pretendemos hacerlo mejor".