El denominado 'pin parental' que Vox propone en Murcia para que los padres puedan 'vetar' ciertas actividades y charlas complementarias de los colegios, y que fue una exigencia del partido de Santiago Abascal para apoyar los presupuestos autonómicos, ha traído cierta controversia.

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha denunciado que la medida "vulnera el derecho fundamental de los niños a ser educados. Es un instrumento que no podemos tolerar en nuestras escuelas", al tiempo que aseguraba que "no podemos pensar que los hijos pertenecen a los padres, hay derechos fundamentales del menor".

Respecto a esta declaración se ha pronunciado Alberto Garzón, ministro de Consumo, en una entrevista en El Objetivo. "A lo que la ministra de Educación se refiere es a que las niñas y los niños en nuestro país, que es una democracia, tienen derechos por condición propia", ha puntualizado.

"Esto quiere decir que los niños y las niñas pueden y deben aprender, en el marco de la educación pública, a amar a quien quieran, aunque sus padres y sus madres sean homófobos", ha defendido Garzón.

Además, el ministro ha expresado que "lo que está haciendo la derecha, copiando el argumento de Vox, es atacar la educación pública". "Esto es el principio de eso, quieren hacernos retroceder unos cuarenta años y nosotros no se lo podemos permitir. Es un ataque contra lo público y contra los derechos sociales de las personas que quieren amar a personas del mismo sexo", ha sentenciado.

¿Acuerdos de Estado con el PP?

A pesar de las diferencias en esta y otras muchas materias con el Partido Popular, Garzón es partidario de llegar a acuerdos de Estado. "Hay mucha gente que considera que eso es lo deseable incluso en el PP. El problema es que vemos una cúpula del PP que ha abandonado ese espacio de moderación que durante unos meses ha abanderado y está copiando el discurso de Vox", asegura.

"Si en algún momento quieren hablar de acuerdos de estado, esa es la lógica de la política, llegar a acuerdos entre diferentes". "El problema es que están en una deriva muy peligrosa", ha zanjado el político.

Los primeros retos de su ministerio

Durante la entrevista, Alberto Garzón también ha explicado que el ministerio que dirige elaborará un plan para regular la problemática existente con las casas de apuestas.

Asegura que es una cuestión en la que hay muchas lagunas normativas y que supone un problema grave para muchos miles de españoles: "Es un caos y un problema de salud pública". Por ello, insta a una cooperación entre el Estado y las comunidades autónomas, que tienen algunas de las competencias en lo que se refiere al juego de azar presencial.