Julio Barea, miembro de Greenpeace ha asegurado que "estamos intentando poner barreras imposibles a la naturaleza": "Es imposible hacer ingeniería para combatir esto", ha apuntado refiriéndose a las catástrofes naturales, como las inundaciones que han asolado la zona del Mediterráneo tras el paso de una Dana que se ha cobrado la vida de seis personas.

Respecto a las obras hidráulicas, Julio Barrera ha asegurado que "estos fenómenos van a ser cada vez mayores" y, por tanto, "tenemos que volver a dejar a la naturaleza fluir por donde fluía".

"En Murcia el río Segura está muy canalizado y muy junto a las poblaciones por lo que cuando aumentan las avenidas o el caudal son catastróficas", ha zanjado el ecologista, que ha apuntado como uno de los principales problemas cementar de los cauces.