Beatriz Montañez tiene una rutina muy marcada y organizada. Se levanta hacia las 07:30 horas, medita, desayuna, lee la prensa, corta leña, prepara las chimeneas, come y se sienta a escribir durante toda la tarde. Los domingos son su día favorito porque puede desayunar "café del caro con tortitas". Así lo ha explicado en su entrevista en El Intermedio.

Sin embargo, a veces no cumple con este "día a día militar" y cae en "la pereza y en la desidia". De hecho, ha confesado que ha "llegado a estar 27 días" sin ducharse. "Esto es buenísimo para el pelo y el cuerpo porque con tanta agua y jabón se deterioran las capas de la piel", ha señalado en su charla con Thais Villas.

Otro de los aspectos que ha destacado de su día a día en el campo es la "falta de contacto humano" y la falta de sexo, algo que sustituye el chocolate: "El chocolate es un gran sustituto del sexo y hace que no te salgan canas. Todos los días me como media tableta porque es un antioxidante natural muy potente".

En esta entrevista también ha desvelado el motivo que le llevó a cambiar su vida pública por una pequeña casita en el campo sin apenas comodidades. Sus declaraciones, en el vídeo inferior:

En su regreso a El Intermedio también ha habido hueco para las confesiones de su vida más íntima y personal y las reflexiones. En este caso, ha hablado sobre la muerte de su padre y como esta le cambió la vida.