Entrevista a la ministra de Igualdad en El Intermedio. "Los debates se quedan en la puerta del Consejo de Ministras", así zanja Irene Montero el supuesto malestar que habría provocado el desarrollo de la ley de libertad sexual en algunos Ministerios, como el de Justicia o el de vicepresidencia primera.

Montero destaca el "compromiso del Gobierno, y en concreto del presidente del Gobierno, para que esta ley salga y lo haga con urgencia que nos marcamos en el acuerdo de ha sido intachable".

Sobre si ha podido parecer que circularan dos opciones paralelas con la postura de la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, Montero incide en que "la vicepresidenta zanjó ese debate en este mismo programa".

Compromiso de transparencia

La ministra considera que cuando hay desavenencias se solucionan hablando y dialogando y el compromiso que tienen es "ser transparentes y honestos con la gente, porque la gente no es idiota y sabe qué posiciones hemos defendido antes y muchas veces ve a la legua cuando en una cosa puede haber diferencias o no".

"Ya sabemos que pensamos diferente, creo que eso lo ve todo el mundo, pero también espera de nosotros que si formamos parte de un mismo Gobierno intentemos resolver esas diferencias en el marco de ese Gobierno y no estar todo el rato trasladándolo", concluye Montero.

Como reflexión general "no vinculada a la ley", Montero cree que "en general a las mujeres en todos los ámbitos nos cuesta mucho, muchas veces sacar adelante las propuestas que luego se convierten en consensos".

La "pionera" y "novedosa" ley de libertad sexual

Montero ha acudido a El Intermedio tras la aprobación del anteproyecto de ley de libertad sexual en el Consejo de Ministros. Una de las principales claves de la nueva ley está en el consentimiento.

A partir de ahora se considerará agresión sexual todo acto que no cuente con un consentimiento explícito de la mujer. Pero, ¿cómo define la ley ese consentimiento? "Tiene que existir por parte de la mujer un acto explícito evidente, que no tiene por qué ser verbal, de que quiere participar en esa relación sexual", explica la ministra Irene Montero.

Los fondos y cifras del Pacto de Estado

Con respecto a la lucha contra la violencia machista, Montero defiende que "se debe cumplir de manera estricta y rigurosa el Pacto de Estado". Así, aboga por reforzar el Pacto de Estado con recursos económicos, formación y reparación a la víctimas.

Sobre las cifras, Montero añade: "Se han dado 20 millones a los ayuntamientos y 100 millones cada año a las comunidades autónomas. Hay compromisos de incrementarlo un poco y nosotras vamos a trabajar en esa línea. Si no hay dinero es muy difícil que las políticas de Igualdad se desarrollen".