El giro a la derecha de Ciudadanos ha provocado la marcha de Toni Roldán, portavoz económico en el Congreso; de Javier Nart, eurodiputado y miembro fundador; y de Juan Vázquez, candidato de Ciudadanos por Asturias, que deja también su escaño.

El Gran Wyoming recuerda que Albert Rivera ha pasado de decir al electorado: "Vamos ciudadanos", a que los suyos le digan "nos vamos de Ciudadanos".

Para explicar más a fondo la crisis del partido, Wyoming arranca con 'La delgada línea naranja', "la dura historia de un grupo de soldados que se sublevaron contra el general Rivera por la estrategia a seguir en el campo de batalla".

Ataviado con un arma y un casco de militar, el presentador explica que "al soldado Toni Roldán no le tiembla el pulso aunque sea fuego amigo. Se va porque Ciudadanos parece un carrito, si te descuidas, se va a la derecha".

"Como sigan desertando miembros de su ejército, el partido pasará a llamarse Ciudadano, a secas", comenta Wyoming.

En el plató de El Intermedio siguen sonando explosiones. "Son granadas dirigidas contra el general Rivera, y menudo arsenal: ésta por pactar con el PP, ésta por no haber apoyado a Manuel Valls, y ésta por blanquear a Vox", explica Wyoming.

"Tranquilos que estas granadas son de mentira, como las llamadas de Macron a Rivera", bromea el presentador.

Otros momentos destacados

El giro de Ciudadanos hacia la derecha no solo ha indignado a miembros del partido, y El Gran Wyoming también tuvo su propia reacción al pacto de PP, Cs y Vox en el Ayuntamiento de Madrid. "Ciudadanos cree que todos somos gilipollas", comentó el presentador.

En otra ocasión, El Intermedio recordó a Ciudadanos cómo defendían la necesidad de "un cambio de era y de gobierno", antes de permitir al PP mantener sus 'feudos'.