Dos millones de euros es el desorbitado precio que pide una farmacéutica por un medicamento que puede mejorar sustancialmente la calidad de vida de niños con atrofia muscular espinal, una enfermedad rara e incurable. El Ministerio de Sanidad está negociando con el laboratorio que lo comercializa para incorporarlo a la cartera de medicamentos financiados por el sistema público de salud.

"¡Qué barbaridad, dos millones de euros por un medicamento!", destaca alucinado El Gran Wyoming. Uno de cada 10.000 niños nacidos en Europa padece esta enfermedad que la causa un gen defectuoso que afecta a las neuronas motoras provocando un debilitamiento muscular progresivo que impide que los niños realicen funciones vitales como caminar, respirar o tragar. En los casos más graves la esperanza de vida es de dos años, por lo que el factor tiempo es clave. Es el medicamento más caro del mundo, algo que Wyoming critica duramente. "Me parece inmoral que un medicamento que puede mejorar la vida de estos pacientes sea tan absurdamente caro", afirma Wyoming, que se muestra muy indignado: "Nada que sirva para tratar a una enfermedad debería ser un artículo de lujo y más si hablamos de niños".

Las consecuencias del desorbitado precio que piden las farmacéuticas

Andrea Ropero ha entrevistado a un especialista en farmacia hospitalaria y evaluación de medicamentos para entender cómo es posible que una dosis de un medicamento cueste millones de euros y cómo puede afectar esto a los presupuestos públicos de salud. Puedes ver en este vídeo de El Intermedio la entrevista completa.