Entrevista a la ministra de Igualdad en El Intermedio. Irene Montero acude a plató tras la aprobación del anteproyecto de ley de libertad sexual en el Consejo de Ministros.

Una de las principales claves de la nueva ley está en el consentimiento. A partir de ahora se considerará agresión sexual todo acto que no cuente con un consentimiento explícito de la mujer. Pero, ¿cómo define la ley ese consentimiento?

"Tiene que existir por parte de la mujer un acto explícito evidente, que no tiene por qué ser verbal, de que quiere participar en esa relación sexual", explica la ministra Irene Montero. Así, asegura, los jueces contarán con pruebas testificales o físicas (al igual que ocurre en otros delitos) para corroborar ese consentimiento explícito.

Para Montero se trata de ir más allá de un cambio del Código Penal. "Ya no hace falta que estemos todo el rato poniendo en cuestión a la víctima. La clave ya no será probar el sometimiento de la víctima, ahora el consentimiento es el centro", añade la ministra de Igualdad, que define la nueva ley como "pionera" y "novedosa".

Los fondos y cifras del Pacto de Estado

Con respecto a la lucha contra la violencia machista, Montero defiende que "se debe cumplir de manera estricta y rigurosa el Pacto de Estado". Así, aboga por reforzar el Pacto de Estado con recursos económicos, formación y reparación a la víctimas.

Sobre las cifras, Montero añade: "Se han dado 20 millones a los ayuntamientos y 100 millones cada año a las comunidades autónomas. Hay compromisos de incrementarlo un poco y nosotras vamos a trabajar en esa línea. Si no hay dinero es muy difícil que las políticas de Igualdad se desarrollen".