La periodista Tristane Banon ha charlado con Sandra Sabatés en Mujer tenía que ser sobre lo ocurrido en Francia con el político Dominique Strauss-Kahn, quien llegó a ser presidente del Fondo Monetario Internacional. El hombre intentó violarla cuando esta, con 23 años, se citó con él para hacerle una entrevista.

Ella logró salvarse y optó por no denunciar lo ocurrido, pero años después, una camarera de hotel puso el nombre de Strauss-Kahn en el foco, al denunciar que había abusado sexualmente de ella. Fue entonces cuando Banon se animó a denunciar, pensando que eso ayudaría a acabar con la inmunidad del político, pero pronto se supo que ellas no eran las únicas.

Durante años, el político se había comportado como un auténtico depredador sexual, rodeado de la élite francesa que lo toleraron y lo taparon. Banon explica que esto se debió a que muchos responsables políticos tenían las carreras ligadas a la suya: "Hacer caer a Dominique Strauss-Kahn era hacer caer paralelamente las carreras de mucha gente", algo que cree, a nadie le interesaba, por lo que decidieron "cerrar los ojos".

Además, explica que en Francia se confundía la sexualidad libertina con sexualidad criminal e ilegal, y esa confusión, apostilla, "hizo que durante años se dejase hacer".

Durante la entrevista, la periodista ha explicado la razón por la que tardó años en denunciar el abuso sexual. "Nadie tiene ganas de ser reducido a uno de los momentos más difíciles de su existencia", ha explicado.