El tratamiento frente al cáncer suele ir acompañado de cierta terminología bélica: se acostumbra a hablar de lucha contra el cáncer o de vencerlo, pero ¿qué implicaciones puede acarrear esta idea? La escritora y poeta Anne Boyer, que pasó por un cáncer de mama, ha considerado en Mujer tenía que ser "absurdo" hablar de que eres una guerrera en una batalla, puesto que el cáncer no es otra cosa que células de nuestro cuerpo cancerígenas: "Si estoy en guerra con el cáncer, estoy en guerra con mi propio cuerpo".

También rechaza la idea de que hay algunas personas "victoriosas, campeonas, que tienen una gran fuerza y un gran valor", mientras que "los que mueren de alguna manera han sido asesinados o han perdido esa batalla". "Es absurdo y no tiene realación con la realidad del cáncer", ha explicado.

Además, durante su charla con Sandra Sabatés ha hablado de las secuelas físicas de la enfermedad, que desconocía antes de padecerla: "No sabía que el tratamiento podía dejarte incapacitado para el resto de tu vida. El cansancio y el dolor son efectos persistentes". Con todo, afirma que cuanto más se distancia del cáncer, más agradecida está de haberse convertido en el proceso en una persona "más seria y compasiva".

Además, la escritora ha hablado sobre el sesgo de género a la hora de tratar casos oncológicos como el suyo. Concretamente, se ha referido al "peso extra" que las mujeres tienen en su vida como cuidadoras de otros: "¿Qué ocurre cuando esa cuidadora se convierten en la persona que necesita cuidados?", ha cuestionado, haciendo referencia a un problema al que ella tuvo que enfrentarse.