"Hoy hemos visto amor, pero durante años hemos sido testigos de muchas crisis sentimentales entre Sánchez e Iglesias", ha explicado Dani Mateo.

En diciembre de 2015, después de las elecciones generales y ante la falta de apoyos de Mariano Rajoy, Pedro Sánchez se presentó a la investidura. Entonces, tanto Sánchez como Iglesias se mostraban "cariñosos".

"Todos nos emocionábamos, pensábamos 'love is in La Moncloa'",ha señalado Dani Mateo. Pero en el último momento, todo se truncó. Sánchez "prometió amor a Podemos, pero se metió en la cama con Ciudadanos y acabó firmando con Rivera un principio de acuerdo".

A pesar de las "declaraciones de amor" de Iglesias, no consiguieron superar sus diferencias y la investidura de Pedro Sánchez fracasó. A partir de ahí, su relación se congeló y fueron distanciándose.

Un alejamiento que duró hasta junio de 2018, cuando encontraron un motivo para verse: la moción de censura a Mariano Rajoy. "Estaba claro que la pasión no se había acabado", ha recordado Dani Mateo.

"Pero Sánchez no estaba preparado para atarse con nadie. El soltero de oro de la política cambió el colchón de La Moncloa pero no invitó al líder de Podemos a dormir con él", ha añadido.

Sin embargo, a partir de ese momento, la relación entre los dos líderes entró en su etapa más madura.

Otros momentos destacados

Además, Wyoming analiza el vestuario de Pablo Iglesias en la firma del preacuerdo de Gobierno con el PSOE y se da cuenta de que repite con "la chaqueta buena". "Va a ser usted vicepresidente de la cuarta economía de la zona euro, ¡cómprese ropa!", le aconseja.

Por otro lado, el periodista Jesús Maraña analiza lo que supone el preacuerdo de Gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos. ¿Saldrá adelante el preacuerdo? ¿Se podrían haber evitado las últimas elecciones?