Dani Mateo cree que Pedro Sánchez, además de lidiar con el resto de grupos que está empeñado en que no sea presidente, tiene que lidiar con los periodistas. "Algunos de ellos son más bien haters", comenta el presentador.

Durante su comparecencia tras el anuncio del rey de que no propondría candidato para una nueva investidura, Sánchez recibió una pregunta que le dejó algo descolocado: "Si no consigue ser presidente del Gobierno después del 10 de noviembre, ¿dimitirá como presidente del PSOE?", cuestionaba un periodista.

La respuesta de Sánchez fue escueta: "Pues mire, yo soy el representante de la fuerza más votada". Después, unos largos segundos de silencio y la respuesta a otro periodista: "Le estoy respondiendo a él".

"Sí, ese era el presidente en funciones, no el salvapantallas del ordenador", bromea Mateo, que explica que en su cabeza "se desató un auténtico tsunami".

Y advierte, "hemos podido escanear lo que pasó por esa cabecita". "¿Qué, dimitir?, justo ahora que hemos cambiado la bañera por el plato de ducha en la Moncloa. Despístanos con tu belleza, marca los músculos, piensa en algo triste, que no se te note nervioso, que parezca que estás reflexionando".

A pesar del mal rato, Dani Mateo cree que se puede sacar algo positivo de él: "Si algún día tiene que abandonar la Moncloa podrá conseguir fácilmente una puerta giratoria que le llevará a Las Ramblas a hacer de estatua humana".

Pero Dani Mateo no es el único en analizar la situación política tras la confirmación de las nuevas elecciones, Wyoming también. El presentador de El Intermedio revisa en profundidad la polémica foto mostrada por el socialista Óscar Puente en la que aparecen Iglesias y Rivera tomando un café y descubre un detalle que le deja preocupado: "Estas dos personas no pueden representar a ningún español".