Manuel Burque comenzaba lanzando una pregunta contundente: "¿Cuál es la razón de qué sea más importante el sentimiento del toro que el de todo un pueblo?". A lo que ella respondía con total seguridad: "No se puede poner en la balanza ante el sufrimiento de un animal".

Burque opinaba que a la presidenta le dan igual las tradiciones, y con ello, también España. Pero Silvia Barquero explicaba que: "Hay que defender las tradiciones que nos construyan y que estén basadas en valores", y que las que "causen daño y sufrimiento, pasen a formar parte de nuestro pasado".

El cómico al igual que el partido animalista, aclaraba que puede aceptar que el toro sufra, pero que el torero sufre por igual. Cuestión a la que Silvia Barquero respondía, que no encontraba ninguna satisfacción en la tauromaquia, y mostraba su deseo de abandono de la profesión: "Ojalá lo dejaran todos los toreros y tuvieran un trabajo distinto al de matar animales".

Manuel Burque no entendía que el Pacma rechazará la caza, lo que para él era: "Una tradición que sirve para hacer amigos, con la que he cerrado muchos negocios". Pensamiento contrario al de la presidenta, que ofrecía un dato sorprendente: "Se acaba a tiros con más de 20 millones de animales todos los años en España".

Además, arrojaba una pregunta acusatoria a la dirigente del partido:"¿Queréis que la Gran Vía se llene de lobos, y jabalíes, porqué a vosotros os da pena matarlos?". En respuesta ella argumentaba con total claridad: "No quiero la Gran Vía llena de animales, pero tampoco quiero que se celebren cacerías terroríficas".

Para finalizar la entrevista, Manuel Burque le preguntaba por el término 'amistad' impulsado por las actividades de cinegética, y le ofreció una contundente alternativa: "Pues iros de cañas".

Además, durante el encuentro Manuel Burque fue firme defendiendo su punto de vista: "Los perros están para hacerte compañía, no están ricos cómo los cerdos".