La periodista Andrea Ropero ha recibido una cascada de apoyos y ánimos desde que sufriera una tensa situación con el jefe de Gabinete de la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Miguel Ángel Rodríguez, este martes. Ocurrió durante la toma de posesión de Alfonso Fernández Mañueco como presidente de Castilla y León. La colaboradora de El Intermedio intentó realizar una pregunta a la líder madrileña, Isabel Díaz Ayuso, presente en el evento para acompañar a Mañueco en la renovación de su mandato.

En concreto, Ropero quiso preguntar a Ayuso si echaba de menos a Alberto Núñez Feijóo, quien no apareció en dicho acto. Instantes después de que la presidenta contestara que ya había respondido a las preguntas en rueda de prensa, su jefe de gabinete intervino empujando de forma violenta a la periodista, recriminándole que insistiera. Una indignante situación que llevó a Ropero, poco después, a mostrarse tajante en Twitter: "Seguiremos haciendo nuestro trabajo. Seguiremos preguntando y repreguntando".

"Cualquier empujón o insulto es un ataque contra la libertad de prensa y la profesión", declaró en un mensaje en la red social, donde muchos usuarios, desde políticos hasta periodistas, mostraron su apoyo a la periodista. Pero no todos, pues hay quienes, después de ver las imágenes, siguen dudando de la forma de actuar de Ropero. Uno de ellos ha sido el también periodista Alejandro Cacho, CEO en OndaTrujilloTV, quien sin citar a Ropero cuestionó lo ocurrido.

"Todos los periodistas sabemos perfectamente que, si preguntamos en un lugar en el que no debemos estar (porque hay otro habilitado para canutazos), corremos el riesgo de que nos "riñan", y que los escoltas o asesores de los políticos nos corten el paso o aparten. De 1º de carrera", expuso Cacho en redes sociales, un planteamiento que recibió muy poco después respuesta de la propia colaboradora de El Intermedio, quien le explicó que su análisis no era el correcto, dado el contexto y las circunstancias.

También a través de Twitter, Ropero contestó: "Compañero, infórmate mejor. Allí se podía estar". En este sentido, dejó claro que el lugar en el que ocurrió el violento suceso "era, junto con la planta baja, una zona habilitada para prensa". Y añadió: "Es más, había otros periodistas". La periodista zanjó este pequeño debate animando a su compañero a preguntar: "Si tienes dudas habla con prensa de Castilla y León, algo que veo que no has hecho. Eso sí es de primero de carrera".