Andrea Ropero entrevista en El Intermedio a Victoria Rosell, delegada del Gobierno contra la violencia de género en una semana trágica en la que ha habido seis asesinatos machistas. ¿A qué responde este dato?, ¿por qué ahora? Rosell recuerda que ya avisaron que no había que lanzar las campanas al vuelvo por el descenso de asesinatos machistas en 2020 ya que había habido mucha violencia de control que no se había traducido en física.

"Sin embargo, la violencia psicológica y el control 24 horas al día de los agresores estaba ahí", afirma Rosell, que destaca que era de prever que si no se mejoraba la protección se volvería lamentablemente a la "normalidad de lo que era este país": "La normalidad era machistas, de subordinación y discriminación de las mujeres". Aunque la delegada señala que "se han mejorado" las leyes "que todavía no se han aplicado" pero que "mejoran la respuesta".

Eso sí, insiste en que "hace falta mejorar todos los protocolos de coordinación" de los sectores públicos, privados, de los medios de comunicación y de las autonomías. Además, Rosell recuerda que "había un pacto de Estado contra la violencia de género igual que hubo uno contra el terrorismo de ETA, con menos asesinatos que la violencia machista".

La rotunda respuesta de Victoria Rosell a la extrema derecha

"Si la violencia machista es el precipitado más sangrante de la desigualdad de las mujeres, la Educación es la única vacuna", responde tajante Victoria Rosell, delegada del Gobierno contra la violencia machista.