España se ha volcado con la población afgana en la evacuación del país tras la toma de los talibanes. Ahora la tarea es la de acoger a los exiliados y seguir trabajando por aquellos que no han logrado salir de Afganistán pero que todavía quieren hacerlo. La periodista Andrea Ropero ha hablado sobre estas cuestiones con Josep Borrell, Alto Representante de Asuntos Exteriores de la Unión Europea.

Como jefe de la diplomacia europea asegura que lo que más le preocupa ahora es sacar a todas las personas que hubiéramos querido que cogieran un avión y no pudieron: "nacionales de los estados miembros, afganos y familias que trabajaron con nosotros directamente, y también aquellos que trabajaron por crear un Afganistán libre y democrático y que ahora pueden estar en riesgo", explica.

Con todo, reconoce que el mundo occidental ha recibido una derrota, pero sostiene que "Europa no se podía quedar defendiendo ella sola la situación" tras la marcha de los estadounidenses. "Los europeos no tenemos la capacidad militar, táctica y logística para desplegar fuerzas como hacen los Estados Unidos", explica Borrell, añadiendo que en Europa "tenemos que discutir cuáles son las capacidades militares que queremos tener de forma autónoma".

Respecto a la acogida de exiliados que "buscan defender su vida" reconoce que los 27 no han conseguido que haya acuerdos de obligado cumplimiento así como una política de asilo común. Además, cree que deben de ser acogidos primero en países más cercanos, como Irán, Pakistán o estados de Asia central.

Además, asume que en Europa hay una división: "Hay varios pauses que son muy reticentes para acoger refugiados, pero hay otros, como España, más conscientes de la necesidad que tiene Europa de acoger a gente que venga de fuera para cubrir nuestro invierno demográfico", ha concluido.

Wyoming censura la situación de las mujeres en Afganistán

Los talibanes han tomado el poder en todo el territorio afgano y El Gran Wyoming lamenta que las mujeres van a perder todos los avances conquistados en los últimos 20 años en el país. Esta es su reivindicación en El Intermedio.