El propietario del puesto de un mercado de Tailandia ha encadenado a un mono para que los turistas le den de comer todo lo que quieran. El primate, como se ve en este vídeo, está todo comiendo constantemente y parece estar obeso, a pesar de tener solo tres años.

Una historia que recuerda a la de Tío Gordo, un pequeño mono de 26 kilos que tuvo que ser rescatado en el mismo país por los problemas de salud que presentaba. Este animal se alimentaba de todo lo que le ofrecían, desde refrescos hasta hamburguesas, y no podía casi ni moverse.

Ante esta situación, un grupo de veterinarios le rescató y le puso a dieta para mejorar su estado de salud.

Otros momentos destacados

Decenas de orcas se han unido para acabar con la vida y comerse a una ballena azul en aguas australianas. Según ha explicado Evelyn Segura, la persiguieron durante tres horas a la ballena para cansarla y lograr acabar con ella.

Un palo, aspavientos con los brazos y gritos. Es lo que le ha bastado a este presentador para ahuyentar a un gran cocodrilo de cinco metros y hacer que retomara su camino hacia el río.