La anécdota de un hombre con su gata en el veterinario se ha hecho viral por lo curioso de los hechos.

El protagonista de lo ocurrido llevó a su mascota al médico porque le salieron unas manchas amarillas por todo el cuerpo. Una vez en el veterinario, recordó que el día anterior cenaron pinchos adobados en casa y no fregaron la sartén. Entonces, descubrió que la gata dedicó parte de la noche a pasearse por la cocina y los ronchones eran, en realidad, manchas de colorante.

Así lo ha contado la mujer de este hombre en redes sociales, en una publicación que se ha hecho muy viral.

Otros momentos destacados de Aruser@s

En el Aruser@s de este jueves vimos el momento en el que un perro salvó la vida de su dueña después de que se desmayara en plena calle.

En este programa también vimos el enfado de un niño pequeño con su madre al escucharle decir que nunca grita en casa.