Hay productos domésticos que se utilizan a diario que deberían cambiarse a menudo por la suciedad y los gérmenes que pueden llegar a acumular. Sin embargo, no siempre se cumplen estos tiempos y se usan más tiempo del adecuado.

Es el caso de las escobillas de baño, que tendrían que cambiarse cada seis meses y lavarse a diario. Mientras, los estropajos deberían cambiarse cada semana y el cepillo de dientes, cada tres meses.

Otro de los productos que se pueden utilizar con asiduidad es el recipiente en el que se guardan las lentillas. En este caso, la sustitución tendría que hacerse cada tres meses. La alfombrilla de baño y la almohada, por su parte, tendrían que cambiarse cada dos años.

En el vídeo que acompaña a estas líneas, de Aruser@s, te damos todos los detalles sobre la vida útil de estos y otros productos.

Otros momentos destacados

El Gobierno ha hecho una propuesta para modificar la forma de facturar la luz en función de la parte fija y la parte variable, así como los horarios de consumo de los usuarios. La colaboradora Alba Sánchez ha explicado en Aruser@s en qué consisten estos cambios.

La Agencia de Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos prevé aprobar a finales de este año unas gotas que actúan contra la vista cansada. Ya se han hecho las primeras pruebas, aunque todavía no han dado el visto bueno para su distribución y comercialización.