Un hombre fue arrollado por su propio coche cuando intentaba abrir la puerta del garaje para guardarlo. Y es que al bajarse del vehículo no se percató de que no había puesto el freno de mano.

Como se aprecia en el vídeo que acompaña a estas líneas, se bajó del coche y cuando estaba abriendo la valla el coche le aplastó contra la puerta.

A pesar de la dureza de las imágenes, no sufrió heridas de gravedad y consiguió salir por su propio pie del hueco en el que quedó atrapado.

Otros momentos destacados

Un grupo de niños pequeños quedó atrapado en un lago helado sobre el que jugaban y varios vecinos de la zona tuvieron que acudir en su auxilio, protagonizando un agónico rescate.

En este otro vídeo de Aruser@s te mostramos el enfado de un niño de seis años por la cantidad de deberes que tiene que hacer. Asegura que ya está "harto de dibujar" y que esto "ya es mucho" para él, y así se lo transmite a su abuela, que amenaza con llamar a la profesora.