La madre de las dos niñas desaparecidas en Tenerife junto a su padre ha vuelto a difundir una nueva carta dirigida a las pequeñas.

En esta nueva misiva ha confesado que perdió un hijo con ocho meses de embarazo antes de tener a Anna, su hija pequeña.

"Olivia, tenías tantas ganas de tener a tu hermanita. Nunca mostraste celos y siempre me decías que tú eras su protectora. Esperamos a Anna con unas ganas inmensas después del palo de haber perdido a tu hermanito con ocho meses de embarazo. Una experiencia muy dura que sobrellevaste de una manera increíble", ha escrito en esta carta.

Además, Beatriz Zimmermann ha recordado los logros de su hija Olivia en el kárate y la hípica y su papel como hermana mayor. "Olivia, mi cinturón amarillo en kárate con tan solo 5 añitos. Tu profe Antonio siempre me decía que te veía en las olimpiadas. Mi jineta, hace dos meses montaste por primera vez a tu pony. Recuerdo esa cara de felicidad", ha señalado.

Al principio de la misiva ha confesado también sentir una gran "angustia": "No saben lo difícil que es levantarse cada mañana y no sentirlas a mi lado. Decir 'angustia' es poco".

Las dos menores desaparecieron hace más de un mes cuando estaban con su padre, Tomás Gimeno, en la isla de Tenerife. Precisamente, este lunes el buque oceanográfico dotado con un sonar de barrido lateral y con un robot submarino reanuda hoy los rastreos tras su primera jornada de búsqueda este domingo.

Esta es la carta íntegra:

Esta carta es para Olivia y Anna, sé que la sentirán de algún modo.

Mis niñitas, mis amores, mis tesoros, no saben lo difícil que es levantarse cada mañana y no sentirlas a mi lado. Decir una angustia es poco...

Olivia, mi preciosa niña, siempre has sido muy fuerte y sensible a la vez. Mi cinturón amarillo en Karate con sólo 5 añitos, ganando a todos los niños incluso más un año mayores que tú. Tu profe Antonio siempre me decía que te veía en las olimpiadas.

Olivia mi jineta, hace dos meses galopaste por primera vez a tu pony. Recuerdo esa cara de felicidad que no querías otra cosa que seguir galopando y yo asustada. Siempre tan valiente, tan llena de entusiasmo y vida.

Olivia tenías tantas, tantas ganas de tener a tu hermanita, nunca mostraste ni un mínimo de celo y asombrosamente siempre me decías que tú eres su protectora. Ahora lo pienso y me sorprende, SU PROTECTORA... los niños tienen un sexto sentido y quizá por algo lo decías y eso me calma mucho.

Esperamos a Anna con unas ganas inmensas después del palo de haber perdido a tu hermanito con 8 meses de embarazo. Una experiencia muy dura y difícil que sobrellevaste de una manera increíble. Sé que estás cuidando de Annita muy bien y deseando volver a estar juntas lo antes posible.

Qué bonito fue recibir a Annita nuestro peluchito como siempre dices. Me siento tan feliz que se adoren tanto. Olí y Anna mis niñas bonitas , se que esto no es justo pero confío en la vida, confío en las personas que están poniendo todo de su parte para que no queden en el olvido y las reconozcan vayan a donde vayan , porque esto no es justo. Por eso voy a seguir fuerte hasta que las encuentre y las abrace.

Cuando no puedo más y sólo pienso en morirme porque no soporto esta angustia ¿sabes que pienso? ¿Qué querrían mis niñas? Acto seguido me levanto y cojo fuerzas y rezo a Dios, al universo, que vuelvan a mí de manera inmediata... como un mantra, una y otra vez... Sé que sienten mi amor y sé que volveremos a estar juntas.

Oli y Anna, ustedes son mis corazones que ahora están lejos, por lo que mi corazón late muy muy muy fuerte para encontrarlas. Las quiero con todo mi corazón y alma. Todos los días te lo repetía por eso sé que nada ni nadie te hará confundir el amor infinito que te tengo. Lo mismo pasa con Anna, por favor repíteselo al oído con dulzura, ella no sabe leer solo tú puedes recordarle el amor de mamá. Ese amor incondicional que las espera siempre.