César Román, conocido como el 'rey del cachopo' y acusado de matar y descuartizar a Heidi Paz, tenía en su móvil audios en los que decía a mujeres que le gustaba "la sumisión y la dominación" y "castigar a la mujer para que sepa quién manda", además de mensajes amenazantes a su exnovia para que le cogiera el teléfono.

La Audiencia Provincial de Madrid celebró este jueves la novena sesión del juicio a César Román, en la que declararon tres testigos y varios policías, entre ellos un responsable del grupo de Homicidios que estuvo en todos los registros y tomó varias declaraciones.

El relato de este agente provocó que el procesado gesticulara contrariado, diciendo que no con la cabeza, por lo que su letrada, Asa Isabel Peña, le llegó a pedir calma, a pesar de lo cual ha llegado a decir en voz alta: "Es que está mintiendo". Entonces la presidenta de la Sala le recriminó su actitud: "Tiene que estar en silencio y, si no, puede ser expulsado de la sala".

Esto ocurrió después de que el secretario del atestado sobre la investigación llevada a cabo en Madrid e instructor de las diligencias practicadas en Zaragoza, relatara que tras la detención de César Román el 16 de noviembre de 2018 en Zaragoza se analizaron sus teléfonos móviles y uno de Heidi que quedó acreditado que se usó por última vez el 5 de agosto para precisamente hablar con este.

En uno de los móviles del acusado había una búsqueda en internet titulada "descuartizar Usera" y fotos de él con el aspecto muy cambiado en relación con su imagen de tres meses antes, ha relatado el policía, que ha dicho también que contenía varios audios con conversaciones entre César Román y varias mujeres. "Me gusta la sumisión y la dominación. Me gusta castiga a la mujer para que sepa quién manda", manifestaba el procesado en uno de ellos.

En otro audio grabado antes de la desaparición de Heidi se escucha cómo Román exige a la que era su novia que "coja el puto teléfono" porque se está "calentando" y añade: "Llámame que vamos a tener un problema y serio".

El agente de Homicidios explicó cómo gracias a la información aportada por las compañías telefónicas se concluyó que Heidi usó su móvil por última vez el 5 de agosto de 2018 a la 05.52 para llamar a César desde la zona de Legazpi, y el del acusado dejó de funcionar el día 14 de agosto a medianoche en la zona de la calle Hermosilla de Madrid.