El duque de Edimburgo ha recibido el alta tras 28 días ingresado en un hospital del centro de Londres. El marido de la reina Isabel II fue internado el 16 de febrero y se sometió a una operación para resolver un problema cardíaco persistente.

Tras pasar casi un mes ingresado, ya ha abandonado el centro hospitalario. Así lo han captado las cámaras, que lo han fotografiado en el interior del coche junto a tres de sus asistentes.

En un comunicado, Buckingham ha precisado que Felipe ha regresado al castillo de Windsor. Ha querido "agradecer a todo el personal sanitario que le ha cuidado en el Hospital Rey Eduardo VII y en el St. Bartholomew y a todos aquellos que les han enviado sus buenos deseos".

Esta noticia llega en medio de la polémica con la Casa Real británica por la entrevista del príncipe Harry y Meghan Markle. En ella, el duque de Sussex confesó que se sentía "atrapado" con la familia real y la duquesa aseguró que cuando se quedó embarazada de su primer hijo "preocupaba" el color de su piel.