Amy Pickerill, la actual asistente personal de Meghan Markle, ha renunciado a su puesto de trabajo. Esta sería la tercera persona en abandonar el palacio de Kensington.

Según la versión oficial, esta decisión ha sido motivada por razones personales porque Amy querría explorar nuevos terrenos profesionales y trasladarse al extranjero, descartando una mala relación la duquesa de Sussex.

Sin embargo, a principios del 2019 otra de las trabajadoras dejó el trabajo por motivos que aún se desconocen, a lo que siguió la renuncia de una de las secretarias de Harry, que llevaba casi 20 años con él.

Muchas son las voces que aseguran que el mal carácter de Meghan Markle está provocando la huida de algunos de los trabajadores de palacio.