El actor Dani Rovira y familiares de niñas con Síndrome de Rett llegarán hasta Finisterre, haciendo el Camino de Santiago, para dar visibilidad y recaudar fondos destinados a mejorar las condiciones de estas menores y a la investigación de esta enfermedad catalogada como rara. El actor, acompañado por el coordinador de la Asociación Mi Princesa Rett, Francisco Santiago, junto a otros cuatro hombres, entre los que se encuentra el entrenador Martín Giacchetta, pedalearán desde Mérida con destino a Galicia.

Mientras tanto, cinco madres de niñas con Síndrome Rett de varias comunidades saldrán el viernes desde Sarria (Lugo) para llegar también al cabo Finisterre realizando el camino de Santiago por la parte norte. Estas mujeres recorrerán a pie los más de 200 kilómetros que dista el camino Francés hasta Finisterre pasando por la Catedral de Santiago y obteniendo la Compostelana.

De esta forma, el 15 de junio conseguirán hacer el hermanamiento con el equipo de los chicos, que recorrerán en bicicleta de montaña, la distancia que hay desde el Teatro Romano de Mérida a Santiago de Compostela, para luego ir, un día después, al cabo que era el antiguo fin de la tierra.

Esta ruta solidaria, que recibe el nombre de 'Finisterett', ha sido presentada este lunes en la sede de la presidencia de la Junta de Extremadura, en Mérida, lugar desde el que partirá la primera etapa en bicicleta con destino a Cáceres. En este acto han participado el coordinador de la asociación Mi princesa Rett, Francisco Santiago; el actor y cofundador de la Fundación Ochotumbao, Dani Rovira, y el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara.IR

Dani Rovira ha explicado que conoció el proyecto de la Asociación Mi Princesa Rett, iniciado por Francisco Santiago y su familia, cuando, hace unos diez años, entraron por las puertas de su casa "de manera literal" para pedir ayuda "con toda la honestidad y la humildad del mundo". Así, ha recordado que la Fundación Ochotumbao ya ha participado con Mi Princesa Rett en otra ruta solidaria con la que se llegó a Roma y de la que incluso se grabó un documental que puso el Síndrome de Rett "encima de la mesa", además de destacar que Francisco Santiago y su familia son un "ejemplo" de gente que es capaz de hacer posible lo que a priori parece imposible.