El padre de Britney Spears le ha exigido el pago de dos millones de dólares antes de renunciar a la tutela legal por completo.

Así lo ha denunciado el abogado el cantante, que ha asegurado que este pago no se llevará a cabo, porque ya se ha quedado con gran parte "de su patrimonio".

El letrado, Mathew Rosengart también ha recordado que James Spears "está obligado a renunciar" a la tutela "sin buscar quitarle más beneficios a su hija".

El padre de la cantante anunció la decisión de dejar la tutela el pasado mes de agosto, asegurando que lo hacía por la presión pública que había contra él.