En este vídeo viral emitido en Aruser@s somos testigos del emotivo momento en el que Melissa, de 53 años, se reencuentra con su familia biológica tras haber sido secuestrada por su niñera en Texas y vendida hace más de medio siglo, cuando ella tenía tan solo 22 meses.

Sus padres nunca dejaron de buscarla sin saber que vivía a 15 minutos de su casa. Ni siquiera el FBI pudo dar con ella. 51 años más tarde, la han encontrado gracias a una coincidencia, debida al envío de unas muestras de ADN a una compañía que nada tiene que ver con la misión de encontrar desaparecidos.

"Es un milagro de Navidad", comentan madre e hija en una entrevista para televisión. Estas serán las primeras fiestas que ambas pasarán juntas. "Me pellizco para comprobar si estoy despierta", afirma Melissa, que ni siquiera conocía el hecho de que había sido secuestrada cuando era un bebé.

Vivió una infancia difícil y con 15 años tuvo que huir de su casa. "Me fui a la calle e hice todo lo necesario para sobrevivir", narra ante las cámaras. Ahora, por fin ha conseguido reunirse con sus padres y dos de sus hermanos biológicos. Aunque siguen esperando el análisis oficial, Melissa quiere recuperar el tiempo perdido y bromea incluso con casarse de nuevo para que su padre la pueda llevar al altar.