El perro callejero deambulaba por la carretera antes de precipitarse repentinamente por un desagüe de siete metros, que no por ser ciego.

El propietario de una tienda cercana escuchó los ladridos y logró encontrar al animal, por lo que inmediatamente pidió ayuda.

En las imágenes que muestra Aruser@s se ve cómo intentan tranquilizar al perro antes de ser rescatado con unas cuerdas que le lograron poner alrededor del cuerpo.