Desde hace 25 años, esta familia alemana colecciona una gran cantidad de luces de renos, osos, muñecos de nieve, hadas, figuritas y otros elementos decorativos navideños. Pero, este año, con el precio de la electricidad por las nubes, es imposible para ellos afrontar el coste económico de tal despliegue, con lo que, por primera vez, no se iluminará.

Esta casa es muy conocida en todo el país por su tradicional iluminación de Navidad, con lo que la noticia ha caído como un jarro de agua fría, y no solo para los habitantes de este hogar. "Recordemos que el año pasado había casas, que creo que era esta, por cierto, que ofrecía visitas para que la gente viera las luces", apunta Alba Gutiérrez.

Angie Cárdenas ofrece una solución para esta problemática. "Oye, que paguen una entrada y así podrán no. Yo quiero que las mantengan. Así pueden financiarlas", propone la colaboradora de Aruser@s.