Un cohete fuera de control se aproxima a la Tierra. Se trata del modelo Long March 5B, que se prevé que entre en la atmósfera de nuestro planeta el 8 de mayo, y se teme que impacte en algún lugar con población. Incluso, hay preocupación de que impacte en Madrid, pero como te explicamos aquí, las probabilidades de que caigan en la capital española son muy escasas, prácticamente similares a las de ser premiados con el Euromillón.

En cualquier caso, el periodista Josep Corbella ha explicado en Al Rojo Vivo el funcionamiento de la aeronave y ha esclarecido aún más si hay que tener miedo o no ante un posible impacto. En su intervención en el programa, ha señalado que en estos aparatos la parte que se pone en órbita se sitúa arriba del todo. Lo demás son cilindros llenos de combustible que actúan como propulsores.

En un momento determinado, estos propulsores se despegan de la parte superior, que ya está en órbita con su satélite, y se desechan en el espacio. Es una de estas partes la que permanece fuera de control y la que entrará en la atmósfera de la Tierra en los próximos días.

Nada de lo que preocuparse

El periodista asegura que aunque se trate de un objeto de 30 metros de largo y 5 de ancho que circula a casi 28.000 kilómetros, por hora no hay nada que temer. ¿El motivo? Cuando entre en la atmósfera, la fricción del aire desintegrará gran parte del cohete pero, debido a su gran tamaño, algunas piezas sí caerán en el suelo.

Corbella afirma que "España es un país pequeño" si se tiene en cuenta el amplísimo radio de alcance de los restos de la aeronave. Por eso, asegura que "lo más probable es que caiga en un océano, porque son los que ocupan la mayor parte de la superficie".